Home » Blog » Inmueble » ¿Cómo valorar un inmueble para venderlo?

¿Cómo valorar un inmueble para venderlo?

A la hora de vender una vivienda una de las claves principales radica en conocer el precio final para poder venderlo de cara al público. Una valoración que es fundamental definirlo, pero que debe ajustarse a varios parámetros como las necesidades del vendedor, las circunstancias económico-sociales del mercado, así como otra serie de conceptos que siempre hay que tener en consideración.

Todos estos inputs hacen que el valor del inmueble sea uno concreto. Dejando de lado los factores personales y subjetivos, que siempre tienden a elevar el precio definitivo, habría que considerar los siguiente puntos, que son mucho más objetivos: la antigüedad del inmueble; la ubicación del piso; los materiales con los que está hecho la vivienda; los servicios que puedan estar cerca del inmueble; o las características concretas del inmueble.

ANTIGÜEDAD:

Los años de antigüedad que puedan tener los inmuebles hacen que por lo general las viviendas de nueva construcción tengan más valor que los inmuebles antiguos. Esa es una regla general, ya que en algunos casos concretos podemos estar en la tesitura de vender una vivienda de alto valor histórico.

Es por ello por lo que cada vez que tomemos la decisión de vender nuestra vivienda habrá que tener en cuenta la antigüedad y la intrahistoria que podría tener dicha propiedad realizando una correcta valoración.

UBICACIÓN:

La calle, el barrio o la población en la que esté ubicada la vivienda marca mucho la valoración del precio del inmueble que quieras poner en venta. No es lo mismo vender un piso en una ciudad o en un pueblo, así como no es lo mismo vender un piso en un barrio u otro.

En suma, una propiedad ubicada en una zona exclusiva o de alta demanda, como el centro de una gran ciudad, puede tener un valor significativamente mayor que una propiedad ubicada en una zona menos popular o menos accesible

MATERIALES:

Unido a la antigüedad de la vivienda, debemos tener en consideración los materiales con los que esté construido o haya sido construido con anterioridad la vivienda. La calidad de los materiales empleados en la vivienda (el estado de la fachada, las zonas comunes, la antigüedad de las ventanas, la calidad de las puertas, la iluminación instalada, acabados…) hacen que el valor del inmueble ascienda o descienda.

SERVICIOS CERCANOS:

Dentro de la valoración de un inmueble es fundamental conocer las conexiones con los que cuenta la vivienda. Esto es, una propiedad ubicada cerca de una buena infraestructura de servicio, como por ejemplo: colegios, hospitales, tiendas y transporte público, también puede ser más valorada que una propiedad ubicada en una zona menos conectada.

CARACTERÍSTICAS DEL INMUEBLE:

Junto a la ubicación del inmueble, las características concretas del mismo definen gran parte de la valoración final de la propiedad. Para concretar este punto habría que reparar en unos puntos.

Dentro de una serie de características que podamos valorar de un inmueble contaríamos con: la superficie de metros cuadrados; el número de habitaciones; el número de baños; los muebles de la cocina; si hay o no balcón o terraza; si hay o no jardín; si existe ascensor; si cuenta con un piso o más; si ha habido reformas recientemente o no…

[gravityform id=”4″ title=”false”]

En Cosiris conectamos inmuebles rentables con inversores independientes.

Los inmuebles de nuestro portal, sean ya alquilados o no, ofrecen rendimientos desde el primer día. Aquí debajo puedes registrarte gratis en nuestra área privada o puedes investigar nuestros inmuebles donde descubrirás oportunidades únicas en el mercado pensadas para un público 100% inversor.

La rentabilidad de una inversión inmobiliaria es un aspecto crucial...

En el mundo de la inversión inmobiliaria, surge la pregunta...

Cuando se alquila una propiedad, tanto propietarios como inquilinos tienen...